Ads by REvenue Hits

Educación sexual y reproductiva

Ads by Bidvertiser

Search This Blog

Orientaciones sexuales Arromantico

Arromántico.

Es una persona que no experimenta atracción romántica hacia otras personas. Estas personas no carecen de conexión emocional con otras, no presentan una necesidad instintiva de desarrollar conexiones de naturaleza romántica.

Con datos de página siete
La orientación romántica es un término usado por algunos en lugar de hablar de orientación sexual. Muchos asexuales usan este término para describir hacia quienes se sienten atraídos emocional o románticamente.

 La terminología para la atracción romántica sigue las mismas pautas que para la atracción sexual:

-Una persona heterorromántica es aquella que se siente atraída de forma romántica por un sexo o género distinto al suyo.
-Una persona homorromántica es aquella que se siente atraída de forma romántica por las personas del mismo género o sexo.
-Un birromántico o panromántico es aquel que se siente atraído románticamente por múltiples sexos o géneros.
-Una persona arromántica es aquella que no se siente atraída románticamente a ningún sexo o género.

Para saber mas puede consultar

https://es.wikipedia.org/wiki/Orientaci%C3%B3n_rom%C3%A1ntica

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=ln85JoWDGjQ


Orientaciones sexuales Agénero

Agénero. Es aquella persona que no se identifica con ningún género. Su identidad sería destacada como nula., es decir no se identifica ni como hombre ni como mujer

Fuente periodico Página Siete

Orientacion sexual Asexualidad.

Podría considerarse una falta de opción sexual o orientación sexual, pues las personas asexuales no sienten ni atracción física ni sexual hacia ninguna persona.

Esta es diferente del celibato o  la abstinencia sexual

Para saber mas puede consultar

https://es.wikipedia.org/wiki/Asexualidad

Con datos de http://www.paginasiete.bo/revmiradas/2017/8/27/todas-orientaciones-sexuales-149034.html

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=lAw_DwTACtw


40 preguntas para responder en pareja

Nota de prensa publicado en el perodico Página Siete en la revist MIRADAS el día 18 de JUnio de 2017 en la sección Ad Libitum en la página 17 y fue escrito Por Guery Zabala Gumucio

Navengando por internet, como siempre distraído y sin buscar algo específico, llega a mis manos este tremendo cuestionario, que incluye una lista de preguntas sobre las relaciones sexuales que te ayudarán a mejorar tu autoconocimiento y a crear una mayor complicidad con tu pareja.

Por la amplitud del mismo, no puedo incluir todas, pero sí las que considero más importantes. El cuestionario completo está en https://psicologiaymente.net/pareja/preguntas-sobre-sexo#!) Considero que puedes usar cada una de estas preguntas para fortalecer tu relación, aclarando dudas, temores y miedos y sobre todo conociendo más tu cuerpo y sus reacciones lo mismo que el de tu pareja.

Anímate a contestarlo con tu pareja y recuerda que no se trata de descubrir algo negativo.

1. ¿Has llevado a cabo todas las fantasías sexuales que has tenido en mente?

2. ¿Has probado un baño sensual para ti y tu pareja?

3. ¿Te gustaría que alguien del sexo opuesto (en el caso de ser heterosexual) te pillara teniendo relaciones íntimas con tu pareja?

4. Del uno al 10, ¿cuánta importancia le das al sexo?

5. ¿Conoces los gustos sexuales de tu pareja?

6. ¿Cuál es la parte del cuerpo preferida de otra persona con la que vas a tener relaciones íntimas?

7. ¿Harías un trío?

8. ¿Prefieres películas porno o películas eróticas?

9. ¿Conoces algún alimento afrodisiaco que te podría ayudar a rendir más?

10. ¿Sabes qué beneficios aporta tener sexo?

11. ¿Probarías la práctica sexual del sadomasoquismo?

12. ¿Qué es lo que más valoras en la cama?

13. ¿Te esfuerzas por descubrir los puntos erógenos de tu pareja?

14. ¿Irías a un sitio de intercambio de parejas?

15. ¿Harías un striptease para tu pareja?

16. ¿Te excitaría tocar a tu pareja sin usar las manos?

17. ¿Te has expuesto en alguna ocasión al riesgo de ser pillado practicando el sexo?

18. ¿Qué harías si ves a alguien del sexo opuesto o de tu mismo sexo que tiene cierto atractivo, desnudo/a? ¿Te quedarías mirando?

19. ¿Qué piensas del sexo de una noche?

20. ¿Harías cibersexo?

21. ¿Prefieres el sexo duro o delicado?

22. ¿Qué es lo que más te gusta hacer para dar placer a la otra persona?

23. ¿Utilizas las películas porno para darte placer?

24. ¿Conoces tres frases sugerentes que puedan excitar a tu pareja?

25. ¿Has leído algún libro de sexualidad para mejorar tu rendimiento o comprender mejor al sexo opuesto?

26. ¿Exploras tu propio cuerpo para descubrir tus zonas erógenas?

27. ¿Buscas maneras de evitar la monotonía?

28. ¿Qué piensas de hacer un trío con tu pareja?

29. ¿Has ido mejorando tu desempeño sexual desde que estás con tu pareja?

30. ¿Cómo te definirías a ti mismo respecto al sexo?

31. ¿Vives la sexualidad con confianza y autoestima?

32. ¿Cuál es tu parte del cuerpo preferida?

33. ¿Practicas el sexo más allá del coito o del orgasmo?

34. ¿Has tenido alguna mala experiencia sexual?

35. Si lo necesitaras, ¿buscarías ayuda terapéutica para corregir algún problema sexual?

36. ¿Sabes diferenciar lo que es infidelidad de promiscuidad?

37. ¿Qué es lo que más te gusta que te hagan a ti en la cama?

38. ¿Te gusta desnudarte delante de tu pareja o te sientes incómodo/a por tu apariencia?

39. ¿Utilizas el sentido del humor para hacer frente a algún contratiempo sexual?

40. ¿Te has planteado alguna vez ser infiel?

Recuerda que el conocer a tu pareja y platicar con ella sobre lo que te gusta, o no, les ayudará a generar un ritmo, frecuencia y prácticas que les produzcan más y más placer.

El diálogo debe desarrollarse bajo reglas estrictas: AMOR (el cual usa palabras que profundicen el sentimiento), RESPETO (sin ofender o demostrar que es uno o el otro quien tiene el problema, sino que ambos son los responsables) y BIEN COMÚN (que todo lo que se diga servirá para que la pareja esté más sólida y firme, y así convertirse en un dúo exitoso).

Hablar, como ya lo dije en algún otro artículo, es el primer sexo oral que las parejas debemos hacer.

Enfermedades venereas La sifilis

Que es la sifilis

Es una infeccion sexualmente transmisible  DST que cuando no es tratada  acarea graves  prejucios a la salud

Quien puede tener sifilis

Cualquier persona que haya mantenido  relaciones sexuales desprotegidas  sin el uso de un preservativo. La sifilis también puede ser transmitida a los bebes  en el embarazo

Como se puede prevenir

Use presertativo en todas  las prácticas exuales (oral, vaginal, anal) el preservativo masculino o femenino debe ser colocada desde el inicio de la relación sexual

Cuales son las senales e sintomas

Una de las primeras senales  de la enfermedad es una pequena herida ( cranco duro ) indoloro en el pene, en la vagina, ano o boca, la herida acostumbra desaparecer  después de algunos días  aún sin tratamiento, entretanto la bacteria qe causa la enfermedad continua activa en la corriente sanguinea

Si la sifilis no es tratada correctamente después de algunos meses ella puede volver a manifestarse con manchas en varias partes  del cuerpo como principalmente en las palmas de las manos, en las plantas de los pies,.

Estos síntomas también desaparecen sin tratamiento pero la enfermedad continua avanzando, cuando no es identificada y tratada la sifilis puede provocar seguera, paralisis, enfermedades neurológicas y problemas en el corazón

Cómo saber si tiene Sífilis

Busque un servicio de salud y haga un examen

La sifilis tiene cura

Con examen y tratamiento correctos la cura es total

Sífilis congénita

Es cuando la sifilis es transmitida de madra a hijo caso no sea realizado el diagnostico y tratamiento y enfermedad durante la gestación. La enfermedad acarrea  diversos problemas de salud  al bebé o al abortamiento. Toda mujer embarazada debe hacer un prenatal y realizar el examen para sifilis en la primera consulta y en el tercer trimestre de gestación. Si diese positivo la madre y su companero deben hacer el ratamiento para evita la contaminación al bebé. Todo bebé debe pasar por la unidad de salud en la primera semana de vida

Para saber mas puede acceder

https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADfilis

Fuente:  https://www.youtube.com/watch?v=rwAC6IyeURc




Lo que un adolescente debe saber

Nota de presna que salio publicada en el periodico Página Siete el dia domingo 23 de Julio de 2017 en la revista Miradas en la seccion Ad Libitum en la página 17

Guery Zabala Gumucio

La sexualidad es considerada como un valor humano, tanto para quienes la consideran una expresión de lo sagrado como para los que la ven como un intento de comunicación más profunda entre dos personas.

Es valorada como un aspecto fundamental del ser humano y considerada como un núcleo de articulación de factores biológicos, afectivos, intelectuales, actitudinales, sociales y culturales, incluyendo los aspectos éticos. Se entiende por aspectos éticos los valores, principios, normas, expectativas y costumbres que un grupo humano considera aceptables para orientar, regular y evaluar actitudes y comportamientos morales.

Se han ido generando muchos mitos y creencias sobre el sexo y la sexualidad. Poco se habla de ello con los jóvenes, pero el tema debe ser abordado para orientarlos en qué cosas son sanas, cuáles no, y aquellas que son consideradas como tabú sin alguna razón aparente.

Por alguna razón, para los adultos la sexualidad sigue siendo inquietante. La incomodidad de los padres se puede manifestar de muchas maneras, en forma sutil o en forma abierta. Algunos padres se quedan atónitos o se ríen frente a las preguntas que les hacen, otros tratan de desviar el tema hacia otro terreno; otros se evaden sugiriéndoles a su hijo que le pregunte al cónyuge, a su profesor, al psicólogo o le señalan que lo que pregunta es muy complejo y que lo entenderá en el futuro cuando crezcan.

Los adultos no siempre pueden ofrecer respuestas sencillas relacionadas con la sexualidad, dadas sus propias inhibiciones y experiencias. La ayuda de material educativo puede ser un medio que favorezca el intercambio, de manera que juntos puedan encontrar respuestas.

Negarles el derecho a preguntar produce temor e inhibición de su curiosidad, lo que los lleva a pensar que ahí hay algo negativo, malo o prohibido.

Hoy quiero compartir algunos tips con los y las adolescentes , y claro con papás que quieran contar con herramientas para afrontar el tema, para darles a sus hijos algunas sugerencias, lo cual les permitirá promover en su vida una vivencia sexual plena y satisfactoria.

1. Haz de tu cuerpo un aliado, nunca un enemigo. Recuerda que es lo que te permite estar y ser en este mundo, tal y como hayas nacido, es tu belleza y perfección, acéptate tal cual eres y verás que pronto los demás lo harán, en la adolescencia y juventud, sientes que hay cuerpos mejores al tuyo, pero te puedo asegurar que los demás adolescentes y jóvenes están pensando lo mismo que tú.

Si te llevas bien y aceptas tu cuerpo, eso te permitirá disfrutar de una sexualidad mucho más sana y placentera. Por lo tanto, practica el amor a tu cuerpo con hábitos sanos.

2. Todas las personas nacemos como personas sexuadas. Esto significa que tenemos un cuerpo con capacidad para sentir placer y disfrutar a solas o en compañía de otra persona.

Esto nos permite desarrollar nuestra opción, orientación sexual, definir qué personas te atraen de manera afectivo-erótica. Así sabrás si eres heterosexual (te gustan personas del sexo opuesto), homosexual (te atraen personas de tu mismo sexo), bisexual (que te puedes enamorar de la misma manera o intensidad de un hombre o de una mujer), ojo, no al mismo tiempo.

Aceptar una opción sexual te dará más libertad y vivencias placenteras, sin tener que obligarte a hacer cosas que no te agradan, o para complacer a tu entorno. Independientemente del tipo de práctica sexual escogida, el respeto hacia ti mismo y hacia tu pareja sexual siempre es fundamental

3. Escucharás hablar de muchas prácticas sexuales: petting, sexo oral, sexting, masturbación, coito, y cientos más. Unas te resultarán llamativas, otras te causarán rechazo. Pero hay algo básico que debes saber: tú, y solo tú, eres quien elige cómo disfrutar de tu propia sexualidad, llegando claro, a un acuerdo con tu pareja.

Cuando decidas tener relaciones sexuales, recuerda que no tienes por qué practicar algo que tu no quieras o te sientas cómodo o si no te sientes preparado. La finalidad de las relaciones sexuales es compartir, disfrutar, conocerse, comprometerse. Pero no algo que das esperando recibir algo distinto a cambio (por ejemplo, mantener relaciones sexuales con esa persona que te gusta, solo para que te quiera o esté junto a ti).

4. Evita hacer de la sexualidad un tema tabú, es decir, algo peligroso, prohibido y de lo que no se habla. Cuando los adultos no atienden tus dudas , puede generar culpas, vergüenzas e inhibiciones con consecuencias en las relaciones que formes en el futuro.

En cambio, cuando los hijos pueden compartir sus inquietudes con los adultos, la curiosidad sexual pasa a ser un interés sexual semejante a su interés por otros temas, con lo cual se enriquecen las disposiciones para aprender.

Este diálogo establece las bases para poder seguir conversando sobre las inquietudes y preguntas que van a surgir siempre, durante la pubertad, la adolescencia la juventud e incluso en la edad adulta.

Erecciones matutinas

Nota de prensa publicada en el periodico Página Siete el día  domingo 30 de Julio de 2017 en la revista Miradas en la sección Ad Libitum

¿ Es normal despertar con una erección? ¿A qué se debe? Es habitual que los hombres se despierten con una erección, pero a diferencia de las creencias populares, esto no tiene nada que ver con la actividad sexual, sino más bien con ciertos factores psicológicos.

En estas erecciones, en mitad de la noche o temprano en la mañana, el tamaño del miembro puede aumentar el doble o más; esto se debe a la cantidad de sangre que fluye para llevar oxígeno a los tejidos del pene. Cuanto más relajado se está, más fácil es que suceda, porque es entonces cuando las arterias helicinas del pene y los músculos de los cuerpos cavernosos permiten mejor el paso de la sangre.

La tumescencia peneal nocturna, más conocida como erección espontánea, es un fenómeno fisiológico rodeado de muchos tabúes, incluso de comentarios graciosos. Tener una erección matinal es algo absolutamente normal, y de hecho, es una respuesta sana del cuerpo que todos los hombres experimentan. Despertarse con el pene en erección es fisiológico, y no tiene nada que ver, como se suele creer, con sueños eróticos, o ganas de orinar.

Se trata de un mecanismo natural que desencadena la relajación de la musculatura de los cuerpos cavernosos y las arterias del interior del miembro, permitiendo una mayor afluencia de sangre y oxígeno.

Como resultado, el pene aumenta su volumen, pasando de los cinco o seis centímetros a los 12 o 14. Este endurecimiento rutinario ayuda a la revitalización y regeneración de los tejidos del órgano genital, preservando así su buen funcionamiento.

Cuando se presenta una erección nocturna sin estimulación sexual, los músculos de los cuerpos cavernosos y arterias del interior del pene se relajan, lo cual favorece la oxigenación y circulación sanguínea. Este trabajo fisiológico permite que los tejidos del órgano genital se regeneren y revitalicen para que no pierdan elasticidad, así como para un mejor desempeño.

Sucede con mayor frecuencia en la adolescencia, porque está relacionado con el nivel de hormonas -sobre todo la testosterona pero también las prostaglandinas- y es un buen medidor para descubrir, en casos de disfunción, si el motivo es fisiológico o psicológico.

Aunque se hable de erecciones matutinas, éstas ocurren realmente durante la noche, con una frecuencia de entre una y cinco veces, y una duración de entre 15 y 40 minutos. Estas erecciones coinciden con las fases de sueño MOR (de hecho, se las denomina en la actualidad como "erecciones vinculadas al sueño”), etapas caracterizadas por un mayor movimiento ocular y en las que hay una alta actividad fisiológica general, quedando la última de ellas como testigo de dicho noctambulismo fálico.

Durante el sueño se elevan además los niveles de testosterona alcanzando su máximo a primera hora de la mañana, lo que, unido a la acumulación de orina en la vejiga, puede estimular levemente la erección.

Cualquier individuo que goce de plena salud experimentará erecciones con periodicidad diaria, si bien el pico de edad se encuentra entre los 13 y los 15 años, etapa en la que el hombre pasa el 30% del sueño con el pene enhiesto.

La ausencia de este despertar suele ser señal de un problema de disfunción eréctil asociado a ciertos hábitos cotidianos o a dolencias más graves.

Las erecciones matinales tienen lugar automáticamente durante la fase del sueño más profunda, y son además una señal de que el cuerpo masculino funciona correctamente. De hecho, los especialistas en salud sexual se apoyan en este estudio sobre las erecciones nocturnas para descubrir si un problema de erección en el hombre tiene una causa física o psicológica.

La tumescencia peneal se experimenta principalmente cuando los hombres duermen bien y sueñan mucho; si están cansados, tienen problemas de depresión o ansiedad y la frecuencia de las erecciones baja. Si las erecciones nocturnas no se presentan normalmente, son raras o tienen una duración anormal, eso significa que el paciente presenta un problema de origen físico como problemas de disfunción eréctil.

Cuando no se producen, se debe a diversos factores, por ejemplo: dormir poco, sufrir apneas, roncar o tener sobrepeso. Una erección es un centinela de salud vascular periférica del varón y por tanto su ausencia es motivo suficiente para acudir al especialista, independientemente de si se mantiene o no una vida sexual activa.

Si tienes problemas para tener erecciones en situaciones sexuales pero te levantas con una alegre erección matutina, son buenas noticias para tu salud. Probablemente los motivos no son graves y pueden solucionarse en poco tiempo, a menudo por sí solos.

¿ Es normal despertar con una erección? ¿A qué se debe? Es habitual que los hombres se despierten con una erección, pero a diferencia de las creencias populares, esto no tiene nada que ver con la actividad sexual, sino más bien con ciertos factores psicológicos. ¿ Es normal despertar con una erección? ¿A qué se debe? Es habitual que los hombres se despierten con una erección, pero a diferencia de las creencias populares, esto no tiene nada que ver con la actividad sexual, sino más bien con ciertos factores psicológicos.

En estas erecciones, en mitad de la noche o temprano en la mañana, el tamaño del miembro puede aumentar el doble o más; esto se debe a la cantidad de sangre que fluye para llevar oxígeno a los tejidos del pene. Cuanto más relajado se está, más fácil es que suceda, porque es entonces cuando las arterias helicinas del pene y los músculos de los cuerpos cavernosos permiten mejor el paso de la sangre.

La tumescencia peneal nocturna, más conocida como erección espontánea, es un fenómeno fisiológico rodeado de muchos tabúes, incluso de comentarios graciosos. Tener una erección matinal es algo absolutamente normal, y de hecho, es una respuesta sana del cuerpo que todos los hombres experimentan. Despertarse con el pene en erección es fisiológico, y no tiene nada que ver, como se suele creer, con sueños eróticos, o ganas de orinar.

Se trata de un mecanismo natural que desencadena la relajación de la musculatura de los cuerpos cavernosos y las arterias del interior del miembro, permitiendo una mayor afluencia de sangre y oxígeno.

Como resultado, el pene aumenta su volumen, pasando de los cinco o seis centímetros a los 12 o 14. Este endurecimiento rutinario ayuda a la revitalización y regeneración de los tejidos del órgano genital, preservando así su buen funcionamiento.

Cuando se presenta una erección nocturna sin estimulación sexual, los músculos de los cuerpos cavernosos y arterias del interior del pene se relajan, lo cual favorece la oxigenación y circulación sanguínea. Este trabajo fisiológico permite que los tejidos del órgano genital se regeneren y revitalicen para que no pierdan elasticidad, así como para un mejor desempeño.

Sucede con mayor frecuencia en la adolescencia, porque está relacionado con el nivel de hormonas -sobre todo la testosterona pero también las prostaglandinas- y es un buen medidor para descubrir, en casos de disfunción, si el motivo es fisiológico o psicológico.

Aunque se hable de erecciones matutinas, éstas ocurren realmente durante la noche, con una frecuencia de entre una y cinco veces, y una duración de entre 15 y 40 minutos. Estas erecciones coinciden con las fases de sueño MOR (de hecho, se las denomina en la actualidad como "erecciones vinculadas al sueño”), etapas caracterizadas por un mayor movimiento ocular y en las que hay una alta actividad fisiológica general, quedando la última de ellas como testigo de dicho noctambulismo fálico.

Durante el sueño se elevan además los niveles de testosterona alcanzando su máximo a primera hora de la mañana, lo que, unido a la acumulación de orina en la vejiga, puede estimular levemente la erección.

Cualquier individuo que goce de plena salud experimentará erecciones con periodicidad diaria, si bien el pico de edad se encuentra entre los 13 y los 15 años, etapa en la que el hombre pasa el 30% del sueño con el pene enhiesto.

La ausencia de este despertar suele ser señal de un problema de disfunción eréctil asociado a ciertos hábitos cotidianos o a dolencias más graves.

Las erecciones matinales tienen lugar automáticamente durante la fase del sueño más profunda, y son además una señal de que el cuerpo masculino funciona correctamente. De hecho, los especialistas en salud sexual se apoyan en este estudio sobre las erecciones nocturnas para descubrir si un problema de erección en el hombre tiene una causa física o psicológica.

La tumescencia peneal se experimenta principalmente cuando los hombres duermen bien y sueñan mucho; si están cansados, tienen problemas de depresión o ansiedad y la frecuencia de las erecciones baja. Si las erecciones nocturnas no se presentan normalmente, son raras o tienen una duración anormal, eso significa que el paciente presenta un problema de origen físico como problemas de disfunción eréctil.

Cuando no se producen, se debe a diversos factores, por ejemplo: dormir poco, sufrir apneas, roncar o tener sobrepeso. Una erección es un centinela de salud vascular periférica del varón y por tanto su ausencia es motivo suficiente para acudir al especialista, independientemente de si se mantiene o no una vida sexual activa.

Si tienes problemas para tener erecciones en situaciones sexuales pero te levantas con una alegre erección matutina, son buenas noticias para tu salud. Probablemente los motivos no son graves y pueden solucionarse en poco tiempo, a menudo por sí solos.

¿ Es normal despertar con una erección? ¿A qué se debe? Es habitual que los hombres se despierten con una erección, pero a diferencia de las creencias populares, esto no tiene nada que ver con la actividad sexual, sino más bien con ciertos factores psicológicos.

En estas erecciones, en mitad de la noche o temprano en la mañana, el tamaño del miembro puede aumentar el doble o más; esto se debe a la cantidad de sangre que fluye para llevar oxígeno a los tejidos del pene. Cuanto más relajado se está, más fácil es que suceda, porque es entonces cuando las arterias helicinas del pene y los músculos de los cuerpos cavernosos permiten mejor el paso de la sangre.

La tumescencia peneal nocturna, más conocida como erección espontánea, es un fenómeno fisiológico rodeado de muchos tabúes, incluso de comentarios graciosos. Tener una erección matinal es algo absolutamente normal, y de hecho, es una respuesta sana del cuerpo que todos los hombres experimentan. Despertarse con el pene en erección es fisiológico, y no tiene nada que ver, como se suele creer, con sueños eróticos, o ganas de orinar.

Se trata de un mecanismo natural que desencadena la relajación de la musculatura de los cuerpos cavernosos y las arterias del interior del miembro, permitiendo una mayor afluencia de sangre y oxígeno.

Como resultado, el pene aumenta su volumen, pasando de los cinco o seis centímetros a los 12 o 14. Este endurecimiento rutinario ayuda a la revitalización y regeneración de los tejidos del órgano genital, preservando así su buen funcionamiento.

Cuando se presenta una erección nocturna sin estimulación sexual, los músculos de los cuerpos cavernosos y arterias del interior del pene se relajan, lo cual favorece la oxigenación y circulación sanguínea. Este trabajo fisiológico permite que los tejidos del órgano genital se regeneren y revitalicen para que no pierdan elasticidad, así como para un mejor desempeño.

Sucede con mayor frecuencia en la adolescencia, porque está relacionado con el nivel de hormonas -sobre todo la testosterona pero también las prostaglandinas- y es un buen medidor para descubrir, en casos de disfunción, si el motivo es fisiológico o psicológico.

Aunque se hable de erecciones matutinas, éstas ocurren realmente durante la noche, con una frecuencia de entre una y cinco veces, y una duración de entre 15 y 40 minutos. Estas erecciones coinciden con las fases de sueño MOR (de hecho, se las denomina en la actualidad como "erecciones vinculadas al sueño”), etapas caracterizadas por un mayor movimiento ocular y en las que hay una alta actividad fisiológica general, quedando la última de ellas como testigo de dicho noctambulismo fálico.

Durante el sueño se elevan además los niveles de testosterona alcanzando su máximo a primera hora de la mañana, lo que, unido a la acumulación de orina en la vejiga, puede estimular levemente la erección.

Cualquier individuo que goce de plena salud experimentará erecciones con periodicidad diaria, si bien el pico de edad se encuentra entre los 13 y los 15 años, etapa en la que el hombre pasa el 30% del sueño con el pene enhiesto.

La ausencia de este despertar suele ser señal de un problema de disfunción eréctil asociado a ciertos hábitos cotidianos o a dolencias más graves.

Las erecciones matinales tienen lugar automáticamente durante la fase del sueño más profunda, y son además una señal de que el cuerpo masculino funciona correctamente. De hecho, los especialistas en salud sexual se apoyan en este estudio sobre las erecciones nocturnas para descubrir si un problema de erección en el hombre tiene una causa física o psicológica.

La tumescencia peneal se experimenta principalmente cuando los hombres duermen bien y sueñan mucho; si están cansados, tienen problemas de depresión o ansiedad y la frecuencia de las erecciones baja. Si las erecciones nocturnas no se presentan normalmente, son raras o tienen una duración anormal, eso significa que el paciente presenta un problema de origen físico como problemas de disfunción eréctil.

Cuando no se producen, se debe a diversos factores, por ejemplo: dormir poco, sufrir apneas, roncar o tener sobrepeso. Una erección es un centinela de salud vascular periférica del varón y por tanto su ausencia es motivo suficiente para acudir al especialista, independientemente de si se mantiene o no una vida sexual activa.

Si tienes problemas para tener erecciones en situaciones sexuales pero te levantas con una alegre erección matutina, son buenas noticias para tu salud. Probablemente los motivos no son graves y pueden solucionarse en poco tiempo, a menudo por sí solos.

En estas erecciones, en mitad de la noche o temprano en la mañana, el tamaño del miembro puede aumentar el doble o más; esto se debe a la cantidad de sangre que fluye para llevar oxígeno a los tejidos del pene. Cuanto más relajado se está, más fácil es que suceda, porque es entonces cuando las arterias helicinas del pene y los músculos de los cuerpos cavernosos permiten mejor el paso de la sangre.

La tumescencia peneal nocturna, más conocida como erección espontánea, es un fenómeno fisiológico rodeado de muchos tabúes, incluso de comentarios graciosos. Tener una erección matinal es algo absolutamente normal, y de hecho, es una respuesta sana del cuerpo que todos los hombres experimentan. Despertarse con el pene en erección es fisiológico, y no tiene nada que ver, como se suele creer, con sueños eróticos, o ganas de orinar.

Se trata de un mecanismo natural que desencadena la relajación de la musculatura de los cuerpos cavernosos y las arterias del interior del miembro, permitiendo una mayor afluencia de sangre y oxígeno.

Como resultado, el pene aumenta su volumen, pasando de los cinco o seis centímetros a los 12 o 14. Este endurecimiento rutinario ayuda a la revitalización y regeneración de los tejidos del órgano genital, preservando así su buen funcionamiento.

Cuando se presenta una erección nocturna sin estimulación sexual, los músculos de los cuerpos cavernosos y arterias del interior del pene se relajan, lo cual favorece la oxigenación y circulación sanguínea. Este trabajo fisiológico permite que los tejidos del órgano genital se regeneren y revitalicen para que no pierdan elasticidad, así como para un mejor desempeño.

Sucede con mayor frecuencia en la adolescencia, porque está relacionado con el nivel de hormonas -sobre todo la testosterona pero también las prostaglandinas- y es un buen medidor para descubrir, en casos de disfunción, si el motivo es fisiológico o psicológico.

Aunque se hable de erecciones matutinas, éstas ocurren realmente durante la noche, con una frecuencia de entre una y cinco veces, y una duración de entre 15 y 40 minutos. Estas erecciones coinciden con las fases de sueño MOR (de hecho, se las denomina en la actualidad como "erecciones vinculadas al sueño”), etapas caracterizadas por un mayor movimiento ocular y en las que hay una alta actividad fisiológica general, quedando la última de ellas como testigo de dicho noctambulismo fálico.

Durante el sueño se elevan además los niveles de testosterona alcanzando su máximo a primera hora de la mañana, lo que, unido a la acumulación de orina en la vejiga, puede estimular levemente la erección.

Cualquier individuo que goce de plena salud experimentará erecciones con periodicidad diaria, si bien el pico de edad se encuentra entre los 13 y los 15 años, etapa en la que el hombre pasa el 30% del sueño con el pene enhiesto.

La ausencia de este despertar suele ser señal de un problema de disfunción eréctil asociado a ciertos hábitos cotidianos o a dolencias más graves.

Las erecciones matinales tienen lugar automáticamente durante la fase del sueño más profunda, y son además una señal de que el cuerpo masculino funciona correctamente. De hecho, los especialistas en salud sexual se apoyan en este estudio sobre las erecciones nocturnas para descubrir si un problema de erección en el hombre tiene una causa física o psicológica.

La tumescencia peneal se experimenta principalmente cuando los hombres duermen bien y sueñan mucho; si están cansados, tienen problemas de depresión o ansiedad y la frecuencia de las erecciones baja. Si las erecciones nocturnas no se presentan normalmente, son raras o tienen una duración anormal, eso significa que el paciente presenta un problema de origen físico como problemas de disfunción eréctil.

Cuando no se producen, se debe a diversos factores, por ejemplo: dormir poco, sufrir apneas, roncar o tener sobrepeso. Una erección es un centinela de salud vascular periférica del varón y por tanto su ausencia es motivo suficiente para acudir al especialista, independientemente de si se mantiene o no una vida sexual activa.

Si tienes problemas para tener erecciones en situaciones sexuales pero te levantas con una alegre erección matutina, son buenas noticias para tu salud. Probablemente los motivos no son graves y pueden solucionarse en poco tiempo, a menudo por sí solos.

Ideas para recuperarse de un bajón en el interés erótico y deseo sexual

Nota de prensa que salio publicada en el periodico Página Siete en la revista Miradas el día domingo 9 de Abril de 2017


Muchos factores están en juego; algunos tienen un origen más fisiológico, como los trastornos hormonales, el consumo de medicamentos y los efectos de algunas enfermedades crónicas.

Carlos de la Cruz Madrid

Si una persona aspira a tener un nivel de deseo sexual estable y frecuente, con independencia de los cambios de pareja, del paso de los años, de las alteraciones producidas por la convivencia, o del estado de ánimo o de salud, es que alberga unas expectativas poco realistas.

Por falta de deseo se puede entender la ausencia o disminución de interés por iniciar un encuentro erótico, incluso en presencia de estímulos externos que hasta ese momento se mostraban eficaces.

La llamada Viagra femenina Addyi es una opción para alentar el deseo en ellas
Suele estar relacionado, aunque no siempre, con la reducción o falta de fantasías sexuales: ahora ya no excita lo que antes nos ponía a 100. Ante esta situación, lo primero ha de ser la asunción de que no es algo obligatorio ni forzoso.

Hablamos de algo que está afectado por muchos factores. Algunos tienen un origen más fisiológico, como los trastornos hormonales, el consumo de medicamentos y los efectos de algunas enfermedades crónicas, diabetes o insuficiencia renal. Otras causas, en cambio, son de carácter más complejo y personal: la inapetencia puede hundir sus raíces en problemas de pareja, dificultades eróticas previas, la desmotivación, un bajón en el estado de ánimo o un periodo de dificultades laborales o familiares. La falta de deseo es una situación en la que intervienen múltiples elementos y, lo que es más importante, juega un papel clave en la forma en que los vive cada persona.

Dando por bueno que se puede ser muy feliz con niveles bajos o nulos, también resulta legítimo querer más y tratar de activar ese impulso en un intento de recuperar cotas anteriores o, sencillamente, incrementar el actual.

Un error común consiste en forzarlo, pero otro es quedarse de brazos cruzados. Esa apetencia hay que cultivarla, ir por ella. Se puede trabajar las fantasías sexuales, potenciar la intimidad de la pareja y recuperar espacios y tiempos perdidos, cambiar las costumbres que parece que ya no funcionan e introducir algún cambio –en otras parejas puede pasar por dejarse de variaciones y volver a la rutina–. También hay que recordar que la piel está por todo el cuerpo, que disponemos de cinco sentidos y que las relaciones sexuales se pueden iniciar antes de estar desnudos y en la cama.

La falta de ganas no debe ser excusa para no quererse, abandonar el cuidado personal o para no sentirse deseable. Que haya inapetencia en ningún caso convierte a quien la tiene en menos hombre o mujer. Y del mismo modo que las relaciones eróticas empiezan estando vestidos, el deseo también se cultiva mimando el aspecto externo, regalándose un baño relajante, un paseo agradable, una lectura o música, o con cualquier otra actividad que haga sentirse bien.

Luego está el recurso a los medicamentos para tratar la disfunción eréctil. Viagra , Cialis y Levitra funcionan de modo parecido. Esto permite que los músculos lisos de los cuerpos cavernosos del pene se relajen y faciliten la entrada de sangre en el órgano, lo que da lugar a la erección. Para que este proceso se desencadene son necesarios dos requisitos: el deseo previo y la estimulación adecuada. Por tanto, los fármacos representan un recurso que posibilita la respuesta sexual, pero no resuelve la falta de impulso erótico.

Visita nuestra tienda virtual

Ads by Bdvertiser

Ads by Daily Motion