Ads by AWEmpire

Ads by Revenue Hits

Ads by Amazon

Search This Blog

El abc del placer oral para ellas

Nota de prensa que fue publicada en el periodico Página Siete el dia 26 de Marzo de 2017 en la Revista Miradas en la sección Ad Libitum

Guery Zabala Gumucio

 Lo primero que hay que hacer en estas lides es disfrutar de lo que estás haciendo, para lo cual es importante estar en sintonía y prestando atención a su cuerpo. Debes identificar qué y cómo hacer para moverle el piso como nunca antes se lo han hecho.

Seducir y excitar a una mujer ha sido una de las tareas más complejas de los hombres y, aunque en el mercado ya existen manuales que les hacen más fácil esta tarea, muchos aún no entienden que el "pre” es lo más importante antes de la penetración, y que el sexo oral a la mujer, (conocido como cunnilingus) es una de las formas más eficientes de generar un orgasmo femenino ya que les da estimulación directa, húmeda y gentil en el clítoris.

Debido a que cada mujer es diferente, si no dominas el arte de prestar atención, puedes quedarte enganchado, haciendo algo que funciona muy bien con otra chica, pero no necesariamente con la que estás en este momento. Es cierto que muchas mujeres no reconocen qué cosas les gusta hacer en sus relaciones sexuales coitales, pero no hay nada que le parezca más sexy a una mujer que un hombre apasionado, y cuando estás totalmente involucrado en su cuerpo, ella puede percibirlo con esa misteriosa capacidad que tienen para leer y responder a sus emociones.

La mayoría de los hombres no podemos evitar que nos pasen ciertas cosas por la cabeza al momento de hacer el amor. Cuestiones como: ¿Le gustará lo que le estoy haciendo? ¿Y si le parece que no la tengo suficientemente grande? ¿Debería cambiar de posición o sigo haciéndolo así? ¿Su anterior novio la tendría más grande que yo? ¿Si le hago esto se ofenderá?, siempre están presentes.

Los hombres vivimos tan obsesionados con "hacer bien nuestro trabajo… de ser rendidores… que la pareja nos sienta…”, que lo que más nos preocupa es hacer que ella llegue al orgasmo.

Pero, ojo, las mujeres no funcionan así. Además del orgasmo, hay muchas más formas de obtener placer .

Una buena idea es empezar recorriendo el camino hacia la vulva, besando, acariciando, enviando el mensaje de que deseas dar sexo oral, pero dejando que tu pareja se vaya abriendo lentamente a la posibilidad.

Al llegar a la vulva, no vayas directamente al punto. La idea es explorar el área circundante e ir acercándote lentamente hasta llegar al clítoris.

Algunas mujeres no toleran la estimulación directa sobre el clítoris y prefieren un toque suave a los lados. Para las mujeres de este tipo, basta con retirar el capuchón y lamer directamente en la cabeza del clítoris para hacer que aúlle y se estrelle contra el techo como si le hubieras descargado 200 voltios en su vagina. Como todas las técnicas de gran alcance: hazlo con precaución.

El clítoris es ontológicamente análogo al pene, por lo que si tratas su clítoris como te gusta que traten tu pene, obtendrás muy buenos resultados. Puedes acariciarlo a los lados, y hacia arriba y hacia abajo con tus dedos como si lo estuvieras "masturbando”, y puedes chuparlo con un movimiento "adentro-afuera”, mientras tu lengua está jugando en su clítoris.

Inserta uno o dos dedos en su vagina, con la palma dirigida hacia arriba. Mueve tus dedos como si estuvieras indicando con ellos "ven aquí” a lo largo de la pared superior de la vagina que es donde se encuentra su punto G. Asegúrate de humectar tus dedos. Cuando la toques, en especial antes de tocar el clítoris es necesario que mojes o lubriques tus dedos, ya sea con sus lubricantes o con tu propia saliva. Sus genitales son muy sensibles y si tus dedos están secos la puedes lastimar.

Al mismo tiempo, encuentra el ritmo con tu lengua sobre su clítoris. Empieza con los labios externos, luego los internos y encuentra su clítoris. Con cuidado separa sus labios y usando tu lengua con cuidado acaricia sus labios, muévete despacio y poco a poco pasa los labios internos, tomándote tu tiempo ve poco a poco a la parte superior de su vagina hasta encontrar el clítoris.

Si consigues el ritmo y la presión correcta en ese lugar y en su punto G, lograrás darle un orgasmo tan intenso que literalmente rasgará las sábanas. Pon una almohada debajo de su trasero: te sorprenderá lo que una simple almohada puede hacer por el placer. Gracias a esa leve elevación, tendrá un mejor manejo del clítoris y tú disfrutarás de mayores sensaciones en general.

Algo que siempre debemos recordar es que a medida que la mujer se acerca al orgasmo, el pliegue de piel donde los labios se unen en la parte superior de su vagina se desplaza hacia abajo sobre el clítoris.

Ella se excita cada vez más, y el clítoris se esconde debajo de la capucha y la sensación disminuye, y de pronto siente que la excitación muere: la solución es colocar tu pulgar sobre el pliegue en la parte superior de la vagina y tirar suavemente hacia arriba para exponer el clítoris.

Y mantenlo así.

Ads By Gets Your Guide