Ads by AWEmpire

Ads by Revenue Hits

Ads by Amazon

Search This Blog

Cuando el rendimiento anda bajo...

Nota de Prensa que salio publicada en el periodico Página Siete en la revista Miradas en la sección Ad Libitum en la página 16 el dia domingo 23 de Abril de 2017

Guery Zabala Gumucio

Un hombre me comentaba que tiene una pareja muy apasionada y que a veces le parecía que no lograba satisfacer sus deseos sexuales.Algunas veces su pareja le lanzaba algunas indirectas sobre su rendimiento, como "hoy estuviste preocupado… ¿verdad?”; "te faltó ese picante mi amor”; "lo importante es que nuestro amor nos une”...

Esa situación lo motivó a pensar en aspectos como la edad, que podría influir en la pérdida de las capacidades, situación que repercute negativamente en la autoestima.

Uno de los problemas que tenemos los hombres es que tenemos el "deber” de satisfacer a la pareja. Medimos nuestra masculinidad y virilidad en función al sexo, olvidándonos de nuestro propio placer y de vivir el momento placentero con nuestra pareja.

De paso atribuimos a este hecho como una incapacidad de poder "demostrar ser hombres”; por eso es que nos ocasiona una incomodidad este tema, y no por no poder satisfacer a nuestra pareja (eso es lo aparente).

El tema de fondo se convierte en no "sentirse hombre”, no ser reconocido como tal, ya que a lo largo de nuestro desarrollo se inculca que si el rendimiento sexual " baja”, lo hace también nuestro nivel de "machos”.

La edad en hombres y mujeres -no en todos los casos- influye en la frecuencia del ritmo sexual, pero si la pareja logra entenderse, hablar sobre estos encuentros, obviamente que se mantendrá lo más sincronizada posible.

Se debe comprender que cada persona tiene su propio ritmo, quizás tú no eres tan "sexual”, y ella sí, entonces lo que tienen que hacer es hablar de esas frecuencias, porque no creo que lo que los una sea exclusivamente lo sexual. Si es así entonces debes tener claro que el punto de unión es la intimidad y cuando ésta falle, la relación terminará.

La mayoría de los problemas a este "mal desempeño” están relacionados principalmente con la falta de una erección lo suficientemente fuerte y con la eyaculación precoz, situaciones que muchas veces están relacionadas con ciertos hábitos que pueden corregirse con facilidad.

Factores como el consumo de alcohol, drogas, sobrepeso, o simplemente la edad, tienen mucha incidencia.

El ejercicio es fundamental, no sólo para una vida sexual más placentera, sino para una vida más sana.

Pero la edad es implacable y se la debe aceptar. No pretendas que a los 40, 45, 50, o 55 tener una erección en cuestión de tres segundos, como cuando eras joven; tendrás que esperar tu tiempo y no esperes estar listo para "dos al hilo”. Es importante aprender a conocer conductas y reacciones y aceptarlas en tu vida.

A muchos hombres que vienen al consultorio y consultan sobre este aspecto les digo que el mejor estimulador sexual es el amor, el diálogo, el compromiso y el deseo de estar juntos como pareja, construir y proyectarse juntos. Con esos ingredientes, las relaciones íntimas aseguran un alto porcentaje de satisfacción.

No puedes medir por la frecuencia y el rendimiento sexual tu amor en tu relación de pareja, y si decides tomar algún medicamento es importante que recurras a un especialista en el tema. Algunas sugerencias que puedo dar, más allá de la medicación, son:

Aprende a relajar tu cuerpo. Existen muchas técnicas para ayudar a relajarse y aprender a sentir el cuerpo. Controla el ritmo de tu respiración y controlarás el momento. Deja de lado cualquier expectativa sobre el resultado de las relaciones sexuales. Evita entrar en una experiencia sexual con un "plan” previo, mantén tu mente abierta. Céntrate en el placer durante los encuentros sexuales y/o durante la masturbación.

Tómate un buen tiempo para los besos, acariciar, no amasar. Siéntete libre para expresar tus sensaciones cuando hagas el amor. Su voz te dice cuáles son sus sensaciones, y no se debe ser tímido para hacer lo que se siente.

Las posibilidades no tienen fin, así que sorprende a tu pareja. Como cuando realizas rutinas para bajar de peso o fortalecerte, el sexo también requiere constancia y disciplina. La dedicación puede mejorar tu desempeño en la cama y serás un éxito para tu pareja.

Ads By Gets Your Guide