Ads by AWEmpire

Ads by Revenue Hits

Ads by Amazon

Search This Blog

El vaginismo

Nota de prensa publicada en el periodico Página Siete publicado el día 21 de Mayo de 2017 en la revista miradas en la seccion Ad Libitum en la página 17

Guery Zabala Gumucio

 ¿ No puedes conseguir la penetración? ¿Sientes dolor durante el coito? ¿Pones excusas o evitas mantener relaciones sexuales? ¿Sientes que tu vagina se cierra? ¿Tienes miedo al sexo con penetración?

El vaginismo es la contracción de tipo espasmódico e involuntario de los músculos que rodean la entrada de la vagina, lo que hace imposible la penetración. Puede presentarse aun cuando la mujer responda de manera adecuada a la excitación sexual y disfrute de un juego sexual previo.

En la dispareunia, sí se consigue una penetración pero con muchas molestias.

Hay dos tipos de vaginismo:

Primario: en este caso, no se ha conseguido nunca la penetración vaginal y no hay contracciones de los músculos pélvicos. Aunque puede darse en mujeres de todas las edades, es más común en adolescentes y en jóvenes de 20 a 30 años.

Secundario: sucede cuando aparece la incapacidad ante la penetración en mujeres que anteriormente lograban dicha penetración con normalidad y sin experimentar dolor.

Las mujeres que sufren este trastorno deben ser diagnosticadas y tratadas por un especialista, pero muchas tardan años en acudir a una consulta, ya sea por vergüenza o miedo, porque creen que son las únicas afectadas, porque no saben dónde deben ir, o simplemente porque no les genera "ningún malestar” hasta el momento que buscan un embarazo, imposible de lograr sin la penetración.

Las causas de este trastorno pueden ser psicológicas, como el miedo a sentir dolor, a quedarse embarazada, a contraer una infección de transmisión sexual, al fracaso, o incluso temor a ser rechazada.

Ansiedad y estrés, que se presentan a partir de experiencias negativas pasadas, presión social ante conductas sexuales (por ejemplo, por parte de amigos que ya han experimentado), conflicto de valores (generado por el enfrentamiento entre lo que una persona quiere hacer y lo que cree que debe hacer), negatividad hacia el sexo, o problemas de autoestima.

Traumas en la infancia, como experiencias traumáticas propias, o aquellas de las que se haya sido testigo en el entorno más cercano, no solo de naturaleza sexual, como sufrir abusos o violación, sino también traumas de otra índole, como por ejemplo, el abandono paterno a una hija.

Falta de conocimiento sobre el funcionamiento sexual. Éste es otro de los factores que intervienen en esta dolencia, el desconocimiento sobre la anatomía de los genitales, así como del funcionamiento de nuestro cuerpo a nivel sexual.

Normalmente, las causas físicas provocan vaginismo de tipo secundario. Esto ocurre cuando la mujer no sufría dicha disfunción antes de alguna de estas situaciones:

El parto. Después de dar a luz, los órganos reproductores cambian, por lo que algunas mujeres, en el momento de la penetración, experimentan espasmos y contracciones involuntarias como las descritas anteriormente.

Cirugía pélvica. Como ocurre con el parto, tras una intervención quirúrgica también se producen cambios en el cuerpo que pueden generar la aparición del vaginismo.

Malformaciones en los genitales. Existen casos de mujeres que presentan malformaciones en los genitales que pueden resultar en espasmos de la vagina, aunque son los menos frecuentes.

Otros problemas de carácter biológico se encuentran, himen rígido, endometriosis, inflamaciones de la pelvis, tumores pélvicos o estenosis de la vagina, entre otros, pueden provocar la aparición de este trastorno. Los cambios hormonales durante la menopausia también deben ser considerados.

El tratamiento debe ser individual, teniendo en cuenta la historia personal de la paciente, y el profesional se debería detener en las causas que hayan podido originar el problema. Se debe eliminar las creencias y mitos, e informar y educar sobre el cuerpo y la sexualidad humana. Y también hay que intervenir en el aspecto emocional (sentimientos de culpa, frustraciones, malestar emocional), reducir y/o eliminar los temores y la ansiedad asociados a esta disfunción.

Ads By Gets Your Guide